La Pandemia continúa - Apertura de Comercio en Salta - Gobierno de la Provincia de Salta

El Parto Respetado implica garantizar los derechos de la familia en el nacimiento

El Ministerio de Salud Pública garantiza la asistencia de partos humanizados en la provincia, conforme a los lineamientos de la legislación nacional. Los efectores de salud deben respetar los derechos vinculados al nacimiento, aún en el contexto de pandemia de coronavirus.



El viernes 22 concluye la Semana Mundial del Parto Respetado, iniciativa que surgió en el año 2004 en Francia y hoy se celebra en muchos países, con el objetivo de visibilizar el modo en que se atienden los partos y promover el cumplimiento de los derechos vinculados al nacimiento. El lema de este año “Mi decisión debe ser respetada”.

El concepto de parto respetado, también llamado parto humanizado, implica el pleno respeto de los derechos de las personas protagonistas en un nacimiento, con las particularidades de cada familia, etnia, religión, nacionalidad, y el acompañamiento para la toma de decisiones seguras e informadas.

Significa generar un espacio familiar en el que la madre y el recién nacido sean los protagonistas, y el alumbramiento se desarrolle de la manera más natural posible, evitando intervenciones innecesarias y decisiones inconsultas.

En la Argentina, la Ley N° 25.929, defiende los derechos de la madre, el recién nacido y la familia en el momento del trabajo de parto, parto y posparto. Esta norma establece que toda mujer tiene derecho a ser informada sobre las distintas intervenciones que pudieren tener lugar, de manera que pueda optar libremente.

Toda mujer tiene derecho al parto natural, respetando los tiempos biológicos y psicológicos, evitando prácticas médicas invasivas. Tiene derecho, además, a estar acompañada por una persona de su confianza durante el trabajo de parto, parto y posparto y a tener a su lado al hijo durante su permanencia en el establecimiento sanitario cuando el recién nacido no requiera cuidados especiales.

Es un derecho de la mujer, como usuaria del sistema sanitario, recibir información completa y clara sobre complicaciones, tratamientos y otras situaciones, de manera que pueda decidir libremente la forma y posición en el momento de dar a luz. También tiene derecho a ser tratada con respeto y consideración de sus pautas culturales.

Desde el momento del embarazo, la mujer debe ser informada sobre los beneficios de la lactancia materna. También, se le debe brindar apoyo para amamantar, asesoramiento e información sobre los cuidados de sí misma y de su hijo y sobre métodos de anticoncepción en el momento del puerperio.

Un aspecto prioritario en el cumplimiento del parto respetado es que sea seguro, en una institución de salud que asegure Condiciones Obstétricas y Neonatales Esenciales (CONE), de acuerdo con las definiciones de la Organización Mundial de la Salud. Esto significa, que se cuente con recursos humanos, físicos y económicos que garanticen la mayor seguridad en la atención en el momento del parto.

Parto respetado en Salta

El Ministerio de Salud Pública garantiza la asistencia de partos humanizados en la provincia, conforme a los lineamientos de la legislación nacional, e insta a los equipos de salud a cumplir los derechos vinculados al nacimiento, aún en el contexto de pandemia de coronavirus.

La cartera sanitaria cuenta con una Dirección de Salud Materno Infantil, cuya titular, Susana Velazco, explicó que, en Salta, además del hospital Materno Infantil, hay maternidades en Tartagal, Orán, Embarcación, General Güemes y Cafayate. Hacia estos establecimientos son derivados los partos que requieren una mayor complejidad de atención.

La funcionaria dijo que, en el marco de la pandemia, “se continúa garantizando la modalidad de parto respetado en las maternidades de la provincia”. Al respecto, agregó que “se dieron instrucciones a los hospitales para que permitan que la embarazada ingrese con un familiar o persona de su confianza, de manera que se sienta cómoda y segura, siempre respetando las normas de bioseguridad”.

Asimismo, dijo que “la mamá debe recibir toda la información que atañe a ella y su hijo y se le debe permitir que, apenas se produzca el alumbramiento, ella pueda tener contacto físico con su bebé”.

Maternidades

El hospital Materno Infantil es, en Salta y la región, el centro de referencia en maternidad. Promueve el modelo de Maternidades Seguras y Centradas en la Familia, que impulsa UNICEF y de acuerdo con los lineamientos de la ley de Parto Humanizado 25.929.

El equipo profesional realiza control prenatal de bajo y alto riesgo, talleres de preparación para la maternidad, de lactancia materna y consejería en salud reproductiva.

Este hospital tiene 9 Unidades de Trabajo de Parto y Recuperación (UTPR) y una sala de inducción, equipadas con todo lo necesario para un nacimiento seguro y confortable y para la atención y recuperación de la madre y el recién nacido.  

La maternidad del hospital Dr. Joaquín Castellanos, de General Güemes, asiste a los nacimientos de ese departamento y de otras localidades, como El Jardín, El Tala, Mtán, Rosario de la Frontera, El Galpón, Apolinario Saravia, Las Lajitas, General Pizarro, Joaquín V. González, El Quebrachal, Nazareno, Santa Victoria Oeste, Iruya y también localidades del sur de la provincia de Jujuy.

El gerente general del nosocomio, Rubén Villalón, comentó que “en este hospital recibimos alrededor de 900 nacimientos por año, y hemos bajado el número de cesáreas, justamente porque trabajamos con el concepto de parto respetado”.

En Orán, la tocoginecóloga Alicia Guerrero dijo que la maternidad del hospital San Vicente de Paul asiste alrededor de 3000 partos anuales, con un promedio de nueve nacimientos por día.

También esta maternidad trabaja con parto respetado. “Siempre se ofrece y permite un acompañante a elección de la parturienta, en este momento, por la pandemia, con todos los recaudos necesarios para evitar contagios, lo mismo que en el período de puerperio”, dijo la profesional.

En este establecimiento hay cinco unidades de trabajo de parto y recuperación. Se reciben derivaciones de Iruya, Los Toldos, Aguas Blancas, Isla de Cañas, Urundel, Colonia Santa Rosa, Pichanal, Embarcación, Morillo y otras localidades de la zona norte.

Derechos de la mujer y la familia

A principios del siglo XX, los partos dejaron de hacerse en el ámbito del hogar y se institucionalizaron, con lo que los equipos de salud tomaron gran protagonismo sobre el nacimiento, desplazando a la mujer y su familia del lugar central en un hecho tan trascendente como el nacimiento de un hijo.

Las reglas de las instituciones sanitarias se impusieron sobre la decisión de los padres, quienes fueron relegados en su rol de protagonistas del nacimiento. En 1985, la Organización Mundial de la Salud celebró una reunión en la ciudad brasileña de Fortaleza y declaró que “el nacimiento no es una enfermedad”. Con esta declaración se inició a nivel mundial el proceso de transformación del modelo de atención del parto institucionalizado.

A ello se sumó un marco legal internacional que procura rescatar el papel activo de la mujer y su familia en el cuidado del embarazo y del recién nacido, dentro del cual se inscribe la Ley Nº 25. 929.

Parto respetado y pandemia

Este año, dada la situación de pandemia COVID-19, el parto respetado se mantiene como un derecho, con las adecuaciones pertinentes a las necesidades de prevención, como que, al ingreso a la maternidad, a la persona gestante y su acompañante se le toma la temperatura y se les hace algunas preguntas para saber si pueden ser un caso sospechoso de la enfermedad.

El acompañante no debe ser mayor de 60 años, no puede ser un niño y no puede tener alguna enfermedad preexistente. Esa persona queda registrada como acompañante, puede permanecer siempre con la persona gestante, aún en el momento del nacimiento.

Los profesionales de la salud explican que la infección respiratoria por coronavirus no implica un riesgo mayor para la embarazada ni para el recién nacido, pero es importante seguir las recomendaciones generales de prevención. 

Ante dudas, maltrato, no respeto de los derechos o violencia obstétrica, se puede llamar al número 144, del Ministerio de las Mujeres, Género y Diversidad.

HolaSalta