Ataque de Rusia a Ucrania: 137 muertos, condena internacional y sanciones

El mundo observó hoy con impotencia y estupor el inicio de un nuevo conflicto bélico, de duración incierta y con Ucrania como escenario, a partir de un ataque de Rusia que le valió el repudio internacional y el anuncio de severas sanciones, y que ya muestra un saldo de casi 140 muertos, varios aeropuertos afectados e instalaciones militares destruidas, junto a las obvias escenas de pánico de la población.

De madrugada, y apenas un rato después de que lo anunciara el presidente Vladimir Putin las sirenas de avisos de bombardeos marcaron el comienzo del conflicto: la operación militar con la que el presidente Vladimir Putin dijo que busca proteger a los habitantes civiles de las dos regiones separatistas y rusoparlantes del este de Ucrania, Donetsk y Lugansk, cuya independencia reconoció esta semana. En un discurso televisado, Putin aclaró que no pretende ocupar Ucrania sino "desmilitarizar" y "desnazificar" el país y advirtió que cualquier intento de intervención tendría "consecuencias que nunca han visto". Apenas horas después hubo una catarata de repudios a su actitud y el anuncio de sanciones: el estadounidense Joe Biden, el francés Emmanuel Macron, el italiano Mario Draghi, el británico Boris Johnson y el alemán Olaf Scholz cuestionaron la decisión de Moscú, y anunciaron y prometieron sanciones duras, sobre todo en materia financiera, comercial, de transporte y energética. Canadá y el Reino Unido ya hicieron públicas esas sanciones, mientras la Unión Europea, EEUU y el G7 –que reúne a las principales economías del mundo- las anunciaron pero no las detallaron. En suelo ucraniano, en tanto, la cifra de fallecidos era todavía difícil de determinar cuando el propio presidente Volodimir Zelenski difundió un video en el que detalló que "137 héroes" habían muerto y otros 316 ciudadanos estaban heridos, según consignaron las agencias AFP y Sputnik.

En paralelo se conoció un decreto del Ejecutivo que dispuso la "movilización militar general" para contrarrestar la invasión, medida que afectará a las personas sometidas al "servicio militar obligatorio y a los reservistas" y que regirá por 90 días en todas las regiones del país. Sí se sabía ya entonces que fueron 74 las instalaciones militares destruidas por los bombardeos en distintos puntos del país y las incursiones terrestres lanzadas por Rusia. Kiev, rompió sus relaciones diplomáticas con Moscú y prometió defenderse, pidió ayuda internacional para que se fuerce a Moscú a respetar la paz en medio de lo que llamó una "guerra a gran escala" iniciada desde el este, norte y sur del país vecino. La Guardia Fronteriza ucraniana dijo que fuerzas terrestres rusas habían ingresado en la región de Kiev, la capital. En respuesta, la OTAN acordó reforz