El presidente dijo que cumplió con promesa de que acuerdo con FMI no contendría reformas regresivas

El presidente Alberto Fernández aseguró este martes que el acuerdo firmado con el Fondo Monetario Internacional (FMI) cumple con las promesas formuladas durante la campaña electoral porque no prevé "una reforma laboral, del sistema jubilatorio o una reestructuración del Estado que quite derechos a los argentinos".

"La Argentina ha hecho un acuerdo con el FMI que le permite no pagar durante los próximos cuatro años. En esos años tenemos que recuperar y crear reservas para afrontar el pago", señaló el jefe del Estado en una entrevista con el diario El País de España. "Yo en campaña dije que no iba a hacer absolutamente nada en ese acuerdo que significara una reforma laboral, del sistema jubilatorio o una reestructuración del Estado que quitara derechos a los argentinos que lo necesitan. Y lo cumplí", prosiguió. Sobre si el país cumplirá con las medidas macroeconómicas que exige el FMI, Fernández aseguró: "Son medidas en las que creemos". "El déficit fiscal es malo y tenemos que bajarlo. El tema es cómo. Podemos bajarlo del modo que el FMI quiere, con un ajuste brutal, o como elegimos nosotros, paulatinamente. No es algo impuesto", subrayó el presidente. Respecto al tema inflación, el jefe del Estado reconoció que "es una enorme preocupación", pero aclaró que "hace 15 años que Argentina tiene una inflación de dos dígitos". "Cuando yo llegué estaba en el 54%. En 2020 lo bajamos al 35%, en 2021 volvió a subir al 50%. Este año se dispara por efectos externos, que ha llevado inflación a todo el mundo, también España, Holanda, Alemania, Estados Unidos", detalló Fernández. Al respecto, agregó que "nunca el mundo se beneficia con una guerra", en referencia al conflicto bélico entre Ucrania y Rusia. "Suben los precios (de las materias primas), pero también en Argentina suben los alimentos, y eso repercute en la inflación. Lo único que tenemos es un excedente de gas que nos permite contener los precios de la energía", describió. Por otro lado, destacó las posibilidades que tiene Argentina en materia energética al considerar que el país "con la cantidad que tiene y proyecta tener, va a ser de los más importantes proveedores de energía del mundo. Eso puede resolver el problema de los dólares. Tenemos 10 años por delante muy buenos". En ese sentido, el Presidente enfatizó que el país tiene "una reserva de gas no convencional muy importante en Vaca Muerta", por lo que se está "desarrollando un proyecto de licuefacción para exportar". "España tiene el 30% de las regasificadoras de Europa. Puede ser una gran oportunidad para España participar de la construcción de esa planta", añadió. Por último, expresó que la continuidad en el cargo del ministro de Economía, Martín Guzmán, "nunca fue puesto en duda". "Martín es el ministro que hizo frente a las deudas privadas y con el FMI, que nos hizo crecer al 10,3%, que bajó la desocupación de 13% a 7%", enfatizó el mandatario.