El gobierno objeta la compra de Ingrear por parte de Arcor e Ingredion

La Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC) emitió un informe objetando la operación a través de la cual las empresas Arcor e Ingredion solicitan la autorización para adquirir de forma conjunta el control sobre la compañía Ingrear Holding S.A., según informó el organismo.

La CNDC que depende de la Secretaría de Comercio Interior, emitió un informe de objeción en el cual señaló que "la operación genera un efecto directo que es la desaparición de un competidor independiente y un aumento significativo de la concentración en los mercados de molienda húmeda de maíz y en la comercialización de sus derivados. Además, se verificaron posibles efectos verticales, toda vez que la adquisición en cuestión tendría la potencialidad de permitir la práctica de conductas exclusorias en relación con los competidores de Arcor en las industrias "aguas abajo", en términos de cierres de mercado, aumento de costos, aumento de barreras a la entrada, entre otros. Es importante destacar que los derivados de la molienda húmeda se utilizan como insumos de las industrias de alimentos, bebidas, papel y farmacéutica". El organismo destacó que Arcor es un grupo multinacional argentino que se especializa en tres divisiones de negocios: alimentos de consumo masivo, agronegocios y envases; en tanto que Ingredion es un grupo multinacional estadounidense líder en soluciones de ingredientes para la industria de alimentos y bebidas. La CNDC emite un Informe de Objeción cuando considera que la operación notificada tiene la potencialidad de restringir o distorsionar la competencia en un mercado. Por este motivo, convocará a las partes a una audiencia especial destinada a analizar las posibles medidas que mitiguen el efecto negativo de la operación de concentración sobre la competencia. El secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, puntualizó que "como Gobierno, perseguimos dos propósitos con esta decisión: 1) Cuidar especialmente los derechos de las familias y de los consumidores, sobre todo para el caso de los bienes esenciales como son los alimentos, y 2) Favorecer la diversificación de la estructura productiva y de las fuentes de trabajo". Feletti agregó que "no podemos legitimar una estructura de negocios en la que una gran empresa concentra los diversos eslabones de la cadena, en perjuicio de los actores más chicos. Si aceptáramos esto, estaríamos reconociendo planes de negocios en donde lo único que se pondera es la rentabilidad de las empresas, sin considerar de qué modo esto impacta en el consumo popular". El funcionario subrayó que "no podemos salir de la pandemia reproduciendo los mismos patrones y modelos que imperaban anteriormente. Para eso, tenemos que dar una discusión seria sobre estos comportamientos de las grandes empresas, que solamente priorizan sus ganancias desentendiéndose del modo en que esto impacta sobre la ciudadanía".