El Gobierno británico pide disculpas por la muerte de 200 bebés en una maternidad durante 20 años

El Gobierno británico pidió disculpas hoy tras conocerse un informe que revela que la muerte de 200 bebés en las últimas dos décadas en una maternidad de un hospital ubicado al noroeste de Inglaterra podría haberse evitado si "hubieran recibido mejores cuidados al nacer".

El documento, que fue encargado en 2017, analizó 1.592 casos registrados en la maternidad del Shrewsbury and Telford Hospitalen y concluyó que el rechazo obstinado a realizar cesáreas y la falta de cuidados adecuados provocaron la muerte evitable de decenas de neonatos. La investigación evaluó que “201 bebés podrían haber vivido si el hospital hubiera proporcionado una mejor atención” y que “nueve madres también perdieron la vida debido a la mala atención, mientras que otras se vieron obligadas a dar a luz de forma natural cuando se les debería haber ofrecido una cesárea”, informó la agencia de noticias AFP. “A todas las familias que han sufrido tanto, lo siento", dijo hoy el ministro británico de Sanidad, Sajid Javid, ante el Parlamento. El funcionario sostuvo que el informe, que puso de manifiesto la magnitud de un escándalo que abarca dos décadas, "deja claro que fueron víctimas de un servicio que estaba ahí para ayudarlos". El trabajo, de 250 páginas, incluye casos de recién nacidos con cráneos fracturados, huesos rotos y problemas cerebrales debido a la falta de oxígeno sufrida en el momento del nacimiento. También se encontraron fallos "significativos o importantes" en una cuarta parte de los 498 casos de bebés fallecidos que fueron estudiados. En el 40% de los casos, no se llevó a cabo ninguna investigación interna sobre la causa de la muerte. El parlamentario conservador Jeremy Hunt, que encargó el informe en 2017, aseguró que las conclusiones de la investigación eran "peores" de lo que podría haber imaginado. Por su parte, Donna Ockenden, encargada de dirigir la investigación, manifestó que el hospital "no investigó (los casos), no aprendió (de sus errores), no mejoró". En un primer informe publicado en 2020, Ockenden había señalado que la tasa de cesáreas del hospital en los últimos 20 años había sido sistemáticamente entre un 8% y un 12%, inferior a la media de Inglaterra, cifra que el establecimiento presentó como algo positivo. Al respecto, el sindicato de parteras realiza campañas fomentando los "partos naturales" sin cesárea ni epidural desde el 2017. A principios de este año sanidad pública pidió a los hospitales que dejaran de utilizar las tasas de cesáreas como indicador de su rendimiento.