El Gobierno asegura que se trabajó con "prudencia y profesionalismo" en el caso de avión venezolano

El Gobierno aseguró este martes que se trabajó con "prudencia y profesionalismo" en el caso del avión venezolano retenido en el aeropuerto internacional de Ezeiza y ratificó que recién el 6 de junio pasado las autoridades de Paraguay dieron información al país sobre esa aeronave.

Una de las voces oficiales, el titular de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) Agustín Rossi, evaluó que ante la llegada al país del Boeing 747 de Emtrasur, subsidiaria de cargas de la venezolana Conviasa, se desarrolló una actuación "sin fallas" de "todas las agencias del Estado de la Argentina". En declaraciones a Radio 10 y Radio 750, Rossi indicó también que esa aeronave se trata del "mismo avión, con el mismo comandante, que ingresó a Paraguay en mayo, al aeropuerto de Ciudad del Este, para cargar tabaco destinado a Caracas y Aruba". Y remarcó que la primera información que llegó desde Paraguay fue recibida el lunes de la semana pasada cuando "ya estaba el avión en la Argentina y ya habían hecho migraciones". En tanto, la titular de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), Paola Tamburelli, señaló que "todos los organismos actuaron conforme a la ley" al dialogar con varias radios sobre la situación del avión que pisó suelo argentino con 14 ciudadanos venezolanos y cinco iraníes y que desde el 8 de junio permanece retenido en Ezeiza. "En la ANAC se aprueban vuelos no regulares, y ese vuelo es un vuelo como tantos otros desde el punto de vista de la norma, donde una empresa solicita un vuelo de carga no regular para trasladar autopartes a la Argentina para continuar los procesos de producción de automóviles en el país, es algo usual", sostuvo en declaraciones a La 990. Además, la funcionaria aseguró que desde el organismo que encabeza "se cumplieron todos los protocolos que tenemos que cumplir" y que "todos los papeles de ese avión están en regla", para luego detallar que el vuelo autorizado fue "Caracas-Buenos Aires", "un vuelo directo que se derivó a Córdoba por un tema de metereología" y que volvió "con todos los transponders encendidos", precisó. También se refirió al caso del avión venezolano el actual embajador de Argentina en Paraguay, Domingo Peppo, quien, a través de la red social Twitter, aseguró que las autoridades paraguayas informaron sobre la situación "en horas de la tarde del día 6 de junio cuando la aeronave estaba ya aterrizada en Buenos Aires". Tras agradecer al Gobierno de Paraguay, Peppo aclaró que la "información del avión fue suministrada de modo directo por la Secretaría Nacional de Inteligencia de Paraguay a la Agencia Federal de Inteligencia de nuestro país por los canales correspondientes, no participando la embajada (de la Argentina) en este proceso". Por otro lado, en relación a los pasajeros del Boeing, Agustín Rossi afirmó en una de las entrevistas radiales que "en ningún momento se recibió algún tipo de alerta roja" sobre los catorce venezolanos y cinco iraníes, mientras que sobre la empresa indicó que "la palabra terrorismo no aparece en la calificación política que (sobre Conviasa) hace el Gobierno de EEUU". En ese punto, el titular de la AFI puntualizó que Washington dice que la aerolínea estatal de Venezuela "se dedica a transportar funcionarios del régimen de Nicolás Maduro y que quien les prestase colaboración tendrá bloqueos y sanciones". Finalmente, Rossi consideró "una vergüenza" las declaraciones de dirigentes de Juntos por el Cambio que relacionaron el caso del avión con el atentado a la AMIA. "Es una vergüenza lo que están haciendo, sobre todo en un país donde hay una sensibilidad especial por los atentados a la DAIA y a la AMIA", cuestionó Rossi. En el mismo sentido se pronunció el ministro de Justicia, Martín Soria, quien aseguró que las dudas alrededor del avión "son insólitas" y acusó a la oposición de montar una campaña mediática "para erosionar la credibilidad del Gobierno". "Los distintos organismos del Estado están trabajando como corresponde. Siendo prudentes y profesionales luego de contactar este vuelo", dijo Soria en declaraciones a AM950 e ironizó sobre la oposición: "Me pregunto dónde estaban cuando Macri desmanteló la Unidad AMIA". Por su parte, la secretaria Legal y Técnica de Presidencia, Vilma Ibarra, ratificó que los ocupantes del avión "no tenían alertas rojas ni restricciones con pedidos de detención" y aseguró que "en todo lo demás interviene un juez y se toman todas las medidas de seguridad correspondientes". "Están trabajando las instituciones, en esto trabaja el área de seguridad, la gente de inteligencia y demás organismos correspondientes; las preocupaciones que tenemos nosotros es llevar tranquilidad a la población, el Gobierno está tomando medidas y gobernando", subrayó. De igual manera, el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, consideró que "el dato más importante es que la PSA (Policía de Seguridad Aeroportuaria), la ANAC (Administración Nacional de Aviación Civil) y Migraciones retuvieron" al avión, "cosa que no pasó en otros países". En diálogo con la señal de cable Todo Noticias (TN), Massa añadió: "Siempre en estas cosas, cuando hay que cubrir a terceros, aparece el interés político. Acá hay una discusión política alrededor de un tema que ANAC, Migraciones y PSA actuaron como corresponde, pero hay que tapar la presencia de una tabacalera de Paraguay de un socio de un dirigente político argentino". También, la exinterventora de la AFI Cristina Caamaño cuestionó que la oposición esté "buscando todo el tiempo para ver con qué pegarle al Gobierno". En diálogo con La990, Caamaño explicó que "las alertas, salvo que sean nuestras, las informan otros países con los que mantenés relaciones internacionales, sobre todo, si creen que pueden llegar a estar vinculados con terroristas". "Nosotros tenemos las alertas en la AFI y saltan cuando entran al país o cuando salen de su país. Una alerta no es una amenaza. Es una herramienta para que se vea bien quiénes son esas personas", manifestó. La llegada al país del Boeing de Conviasa es investigada por el juez federal Federico Villena y la fiscal Cecilia Incardona, ambos de Lomas de Zamora. En la causa se impuso el secreto de sumario, mientras que en las últimas horas se produjo un allanamiento en el hotel de la localidad bonaerense de Canning donde se hospedan los tripulantes. En tanto, el Gobierno nacional anunció que aguardará "el procedimiento a seguir" que disponga la Justicia en torno al tema. Desde la oposición, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, pidió a primera hora de la mañana que la Justicia actúe "rápido y a fondo" en el caso y apuntó a la responsabilidad del Gobierno por permitir que la aeronave llegue al país. "Es inadmisible que haya aterrizado un avión con esa gente. Esperemos que la Justicia actúe a fondo, tenemos que cuidar a los argentinos", manifestó.