El ADN confirmó que los restos humanos encontrados en San Luis pertenecen a una mujer desaparecida

Una prueba de ADN sobre los restos humanos calcinados hallados la semana pasada en un descampado en Villa Mercedes determinó que los mismos pertenecen a Fernanda Lucero, la mujer desaparecida hace más de un mes en esa ciudad puntana, informaron hoy fuentes judiciales.

Los restos habían sido localizados el miércoles último cuando la policía rastrillaba un camino vecinal a 200 metros del camping Setia, en dicha ciudad de San Luis, en procura de dar con el paradero de la mujer de 33 años. Luego de practicada la autopsia se pudo determinar que pertenecían a una mujer pero al estar calcinados se logró la identificación a través de una prueba de ADN que en las últimas horas arrojó resultado positivo en relación a Lucero. El fiscal de la causa, Maximiliano Bazla lo confirmó esta tarde en conferencia de prensa y remarcó que la investigación continúa para determinar la causa y quien es el o los responsables del asesinato de Fernanda. "Aun no podemos precisar causa y el tiempo de su muerte, debido a que se han encontrados partes de su cuerpo en su mayoría calcinados, lo cual demora en poder tener una exactitud en este tema", dijo el fiscal. A su vez, Bazla estimó que los restos llevaban de 40 a 45 días en ese lugar, según los primeros indicios de la investigación. La mujer fue vista por última vez el 9 de enero último, cuando había emprendido un viaje supuestamente con su expareja, José Luis Oclides Bramardi. Casi un mes después el 4 de febrero una tía, quien estaba al cuidado de sus dos hijos, radicó una solicitud de paradero, ya que Fernanda no respondía los mensajes y a partir de ese momento se inició la búsqueda. Por otro lado, los familiares de Bramardi realizaron días después una solicitud de paradero, siendo localizado en una zona rural de la localidad puntana de San Francisco y al verse rodeado por los efectivos policiales, se disparó dos tiros, uno en el abdomen y otro en la cabeza, muriendo de manera inmediata. Hasta el momento, Bramardi es el principal sospechoso y aun se aguarda el resultado del análisis pericial de una carta que había dejado antes de suicidarse.