Destrozan estatua de Cristina Kirchner en Santa Cruz y el Presidente condenó a "cultores del odio"

La estatua de la exmandataria Cristina Fernández de Kirchner fue arrancada de su sitial en el Paseo de los Presidentes de la Democracia ubicado en la Plaza de la República de la ciudad santacruceña de Río Gallegos, donde también fueron dañadas las de los extitulares del Ejecutivo Néstor Kirchner y Fernando de la Rúa, delitos que recibieron el repudio del jefe de Estado, Alberto Fernández, que condenó "la violencia de los cultores del odio".

Según consignaron voceros de la intendencia municipal, el hecho se produjo en horas de la madrugada en un paseo que fue inaugurado el pasado 18 de marzo, con esculturas de jefes de Estado de la democracia. Poco después de cometido el delito fue detenido un hombre de alrededor de 35 años, que permaneció varias horas arrestado y fue liberado, luego de que le tomaran muestras para los análisis de rigor en el proceso penal que se le inició. "Varias estatuas de expresidentes de la democracia que fueron colocadas hace poco tiempo en la Plaza de la República amanecieron hoy vandalizadas. Inmediatamente el municipio procedió al arreglo en el lugar de algunas y al retiro de otras para un trabajo más profundo, tal como ocurrió con la escultura de la expresidenta Cristina Kirchner", indicó un comunicado difundido por el Municipio de Río Gallegos. En tanto, el Gobierno de Santa Cruz expresó "su más enérgico repudio a los hechos vandálicos y delictivos ocurridos anoche sobre la estatua de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner", a través de un mensaje publicado en la cuenta oficial de la red social Twitter del Ejecutivo de esa provincia patagónica. "El sentido de la plaza de la Democracia es homenajear y reafirmar que es posible el respeto y la pluralidad de opiniones e ideologías. La comunidad santacruceña avanza en la construcción de un país mejor cumpliendo las normas de convivencia y respeto mutuo", se remarcó desde la Gobernación. Por su parte, la gobernadora de Santa Cruz, Alicia Kirchner, se sumó esta mañana al repudio por ese ataque cuando llegaba al Centro Cultural Kirchner para participar de una reunión del Consejo Federal de Seguridad Interior. "Los hechos vandálicos existen siempre lamentablemente y merecen siempre, como argentinos, nuestro máximo repudio", señaló la mandataria en declaraciones a la prensa. Las obras de este paseo se ubican en una sector de la costanera de la Ciudad y conviven esculturas todos los presidentes de la democracia desde 1983 como Raúl Alfonsín, Carlos Menem, Fernando de la Rúa, Néstor Kirchner, Cristina Kirchner y Mauricio Macri, y fueron creadas por el artista Miguel Villalba.

El hecho ocurrido esta madrugada se suma al del lunes último, cuando en el centro porteño aparecieron varios afiches difamatorios contra la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, que recibieron el repudio del presidente Alberto Fernández, quien atribuyó ese tipo de prácticas al interés en "dividir" al Frente de Todos (FdT). "Muchos se empeñan en dividirnos y recurren a las mayores bajezas. Lamento el daño que causan a personas de bien. Sepan que viéndolos actuar, solo me comprometen más con la unidad del FdT", expresó Fernández desde su cuenta de Twitter. Además, la Casa Rosada informó que el jefe de Estado pidió identificar a los autores de los afiches agraviantes, que endilgan a Cristina Fernández presunta responsabilidad en las muertes por coronavirus ocurridas en el país. Horas después de su primer pronunciamiento, Fernández emitió un nuevo hilo de tuits en los que afirmó que Cristina Fernández de Kirchner "se ha ganado legítimamente un lugar en nuestra historia y en nuestro presente"; advirtió que "respetar las instituciones y la convivencia en la diversidad ideológica son una exigencia que nuestra democracia nos impone" y repudió " la violencia de los cultores del odio que son capaces de hacer semejante daño a la paz social". "Hoy fue derribada y vandalizada en Río Gallegos una estatua montada en homenaje a Cristina Fernández de Kirchner, dos veces Presidenta de la Nación y actual Vicepresidenta", inició el Presidente su hilo. Aseveró que "ella se ha ganado legítimamente un lugar en nuestra historia y en nuestro presente. Respetar las instituciones y la convivencia en la diversidad ideológica son una exigencia que nuestra democracia nos impone". Y añadió que "la información que llega también da cuenta que actos vandálicos similares padecieron allí estatuas de Néstor Kirchner y Fernando de la Rúa. Repudio la violencia de los cultores del odio que son capaces de hacer semejante daño a la paz social". El canciller Santiago Cafiero también repudió el episodio: "La derecha ha actuado así históricamente en la Argentina. Y cuando se trata de una mujer peronista, son aún más violentos. El peronismo ya lo vivió con Evita y ahora con Cristina Fernández de Kirchner", afirmó en Twitter. También hubo mensajes condenatorios de funcionarios y legisladores, como el ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat, Jorge Ferraresi, y la ministra de Gobierno de la provincia de Buenos Aires, Cristina Álvarez Rodríguez.