Comenzó el juicio de lesa humanidad por el secuestro y el homicidio de un militante radical en Salta

El juicio oral por el secuestro y crimen del militante radical Fidel Yazle, asesinado en febrero de 1977 por un grupo de tareas en la localidad de Morillo, en el norte de Salta, comenzó este martes en los tribunales federales de la capital salteña.

Fuentes judiciales informaron que durante la primera audiencia del proceso, que se celebró hoy, en el Tribunal Oral Federal 1 de Salta se leyó el requerimiento de elevación a juicio. En tanto, la próxima audiencia fue convocada para el próximo martes 12 de abril, a partir de las 9, cuando está programada la declaración de la viuda de Fidel Yazle, Francisca Toledo. "A 45 años, espero que la justicia actúe correctamente. Tengo la sensación que así va a ser", expresó hoy Toledo, en una entrevista en Radio Nacional, tras lo que agradeció la tarea de los fiscales. La mujer recordó a Yazle como "un hombre honesto, trabajador, considerado por sus empleados y las comunidades wichi, que estaba denunciando la corruptela del comisario y del intendente de facto". Luego de 45 años de espera, el juicio por el secuestro y el homicidio de Yazle comenzó con dos imputados, que formaban parte de la denominada guardia del monte, cuyo epicentro de operaciones fue la zona sur de la provincia de Salta. Se trata de Andrés del Valle Soraire, que era oficial principal de la Policía de Salta en Metán, en el sur salteño, al momento de los hechos, y que ya fue condenado por otras causas de delitos de lesa humanidad; y Mario Víctor Palermo, quien en 1977 era un jefe policial en Orán, en el norte provincial.

La causa está caratulada como "privación ilegal de la libertad y homicidio agravado por haber sido cometido con el concurso premeditado de dos o más personas, en perjuicio de Fidel Yazle". La audiencia comenzó en la sala del Tribunal Oral Federal 1, a cargo de los jueces Federico Santiago Díaz, Mario Marcelo Juárez Almaraz y Marta Liliana Snopek, mientras que Domingo Batule actúa como cuarto juez. El fiscal federal Carlos Amad representa durante el juicio al Ministerio Público, junto al fiscal ad hoc Juan Manuel Sivila; mientras que el defensor oficial Federico Petrina está a cargo de la defensa de Soraire. Por su parte, el defensor particular de Palermo es Horacio Morales; Gastón Casabella representa a la querella de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación; y Javier Sarmiento es el querellante de la familia de Yazle. El militante radical, comerciante y dirigente de básquet, fue secuestrado el 11 de febrero de 1977 en la puerta de su negocio, en la localidad de Morillo, del departamento salteño de Rivadavia, unos días después de denunciar por contrabando, talas clandestinas y otros delitos al intendente de facto del pueblo, Humberto Lazarte, y al comisario local Adolfo Zenón Arias. Su cuerpo fue hallado sin vida, desnudo, en las vías del ramal C-25, cerca de la localidad de Pluma de Pato. Además de Palermo y Soraire, fueron involucrados en el hecho los fallecidos Adolfo Zenón Ávila y Fortunato Saravia, otro policía que integraba el grupo de tareas de la Guardia del Monte. Por este hecho, en noviembre de 2017 el juez federal Julio Bavio procesó a Palermo y dictó la falta de mérito a favor de Soraire. Esta falta de mérito fue confirmada en 2018, por la Sala II de la Cámara Federal de Apelaciones de Salta, y revocada en 2020 por la Sala IV de la Cámara Nacional de Casación Penal.