#Capital Un hombre es acusado por solicitar préstamos, desconocerlos y hacerse reembolsar el dinero

Las maniobras venían realizándose desde 2019 y se lo acusa de mentir para obtener reintegro de préstamos que él mismo solicitaba, para luego negarlos y denunciarlos.


El fiscal penal 2, Ramiro Ramos Ossorio, imputó de manera provisional por la presunta comisión del delito de falsa denuncia (tres hechos), en concurso real, a un hombre de 53 años.

Según surge de las actuaciones, el sospechoso habría realizado denuncias ante la Secretaría de Defensa del Consumidor, manifestando que terceros desconocidos solicitaban préstamos personales a su nombre, tanto en una conocida entidad bancaria, como en diferentes financieras, algunos de manera online.

Una vez percibidos, los préstamos eran sistemáticamente desconocidos por el acusado ante los diferentes organismos. Este accionar, según se expresa en las actuaciones, generó un desgaste jurisdiccional injustificado y un beneficio ilegítimo.

La maniobra consistía en solicitar varios préstamos por sumas de dinero bajas, para luego presentarse en la entidad bancaria o financiera, desconociendo haber solicitado tal crédito, para luego dirigirse al organismo provincial a radicar la denuncia, obteniendo el reembolso del dinero descontado oportunamente bajo ese concepto.

El accionar del sospechoso no se agotaba ahí, sino que habría radicado una serie de denuncias en sede policial, manifestando que se le hacían descuentos y que se sentía vulnerado en la privacidad de su identidad, solicitando a la entidad bancaria que “fortalezca la seguridad”.

Posteriormente, realizaba ampliación de denuncia, aportando datos sobre el supuesto causante de la estafa, nombre de la empresa, número telefónico y hasta domicilio particular, manifestando que esta persona lo hacía ir al banco a firmar papeles con la excusa de retirar un dinero depositado en su caja de ahorro. Hasta llegó a declarar que la persona señalada, era a su vez, amigo de otro que estuvo viviendo en su casa y que ambos le sustrajeron una caja que contenía tarjetas de crédito y débito. Agregando que ambos y habían realizado varios préstamos sin su consentimiento, señalándolos como responsables de numerosos fraudes en su contra.

A todo esto, se suma que el acusado denunciaba también un supuesto entramado que incluía un allanamiento por droga en el que había quedado implicado, hecho que no existió.