#BsAs Se negó a responder preguntas el acusado de matar a un joven en un bar y seguirá preso

El joven de 26 años detenido por el crimen de otro de 22, asesinado de un corte en el cuello con el filo de una botella y varios golpes en la cabeza en un bar del barrio porteño de San Nicolás, a pocas cuadras del Congreso Nacional, declaró hoy ante el juez de la causa pero no aceptó responder preguntas, informaron fuentes judiciales.

Se trata de Juan Manuel Espinoza, quien fue indagado hoy por el juez en lo Penal, Contravencional y de Faltas 23, Norberto Circo, y el fiscal 12 Sebastián Fedullo del mismo fuero, por el “homicidio calificado por alevosía” de Matías Tolaba. Voceros judiciales informaron a Télam que Espinoza, acompañado de su abogado particular, deslindó su responsabilidad en el crimen al dar otra versión de los hechos, pero se negó a responder preguntas en su declaración indagatoria. En tanto, el informe preliminar de autopsia realizado esta mañana determinó que Tolaba falleció como consecuencia de una lesión por arma blanca en cuello, que le provocó una hemorragia interna y externa que derivó en una encefalopatía hipóxica. Espinoza continúa detenido por el crimen de Tolaba y se espera que en las próximas horas se pida su prisión preventiva, informaron fuentes judiciales. El hecho ocurrió el pasado domingo cerca de las 6 de la mañana en el bar "New Fama", ubicado en la calle Sarmiento al 1600, esquina Rodríguez Peña, del citado barrio del centro porteño. Según dijeron las fuentes a Télam, Tolaba fue atacado por la espalda por otro que luego escapó en una bicicleta. La víctima recibió un corte profundo en el cuello producido por el filo de una botella rota y varios golpes de puño y patadas en la cabeza, por lo que falleció luego de permanecer casi 48 horas internado en grave estado en el Hospital Ramos Mejía. Un vocero judicial dijo a Télam que la víctima y Espinosa se conocían porque sus madres eran compañeras de trabajo en un colegio de la zona. Además, agregó que ambos jóvenes mantenían una enemistad desde hacía tiempo porque Espinosa había intentado seducir a la pareja de Tolaba en una fiesta a la que asistieron. El joven agredido sufrió el corte de sus cuerdas vocales y le diagnosticaron muerte cerebral en el centro asistencial donde murió el martes. Las fuentes indicaron que rápidamente la División Investigaciones de la Comisaría Comunal 1 de la Policía de la Ciudad identificó al principal sospechoso del ataque, quien vivía en un edificio tomado situado en la calle Humberto I al 1900, en San Cristóbal. El juez Circo y el fiscal Fedullo ordenaron un allanamiento a ese domicilio, donde fue detenido el acusado luego de intentar fugar por la terraza del edificio. "Cuando se lo detuvo dijo que no vendía estupefacientes, por lo que creemos que nunca supo que la víctima había muerto", expresó el vocero judicial. Los policías, además, secuestraron una bicicleta mountain bike blanca, una chomba blanca con detalles en rojo, una bermuda negra con manchas de sangre y una gorra blanca, también con manchas hemáticas, similares a las que llevaba puestas el agresor de Tolaba. También se estableció que el ahora detenido tiene antecedentes penales por una causa por tentativa de robo en 2012, cuando era menor de edad tramitada por el Juzgado Nacional de Menores 4, agregaron los informantes. Según las fuentes, Espinosa además tiene una condena en suspenso de tres años dictada en 2017 por el Tribunal Oral Criminal (TOC) 24 por el delito de "coacción en concurso real con lesiones leves", en 2014.