#BsAs Asesinó a un hombre de un disparo, lo prendió fuego y confesó el crimen

Un herrero fue hallado asesinado de al menos un disparo y calcinado en una zona descampada de la localidad bonaerense de San Antonio de Areco y por el crimen detuvieron a dos sospechosos, uno de los cuales confesó ser el autor del hecho ante la policía, en tanto que se investiga si se trató de un homicidio en ocasión de robo o una disputa personal, informaron hoy fuentes de la fuerza de seguridad y judiciales.

Todo comenzó el pasado domingo cuando una mujer denunció que su esposo, identificado como Gustavo Ojeda, un herrero de 37 años que en sus ratos libres trabajaba como remisero, no había regresado a su casa en el pueblo rural de Vagues, ubicado en el mencionado partido del norte de la provincia de Buenos Aires. Según expresó la mujer, su esposo salió cerca de la medianoche de su vivienda a bordo de su Volkswagen Gol Trend de color blanco para llevar a un conocido al trabajo, en la vecina Villa Lía, y al notar que no regresaba y que no atendía su teléfono celular, decidió realizar la denuncia. “Era la primera vez que se ausentaba de su casa y manifestó que no tenía problemas con nadie”, expresó una fuente policial. Entre las pertenencias que la mujer denunció que tenía su esposo mencionó cómo se encontraba vestido y que llevaba su billetera con su DNI, registro de conducir y seis mil pesos en efectivo. En tanto, efectivos de la comisaría de San Antonio de Areco comenzaron con la búsqueda de Ojeda y a partir del dato aportado por un vecino hallaron el vehículo abandonado sobre una calle de Villa Lía, abierto y sin llaves. A su vez, los peritos determinaron que había manchas hemáticas en el asiento del conductor y trasero, además de que faltaba la documentación y el celular del herrero. Por su parte, la mujer de Ojeda contó a los pesquisas que estaba casada con él hacía una década y que tenían dos hijos de 2 y 6 años. También dijo que Ojeda se desempeñaba como herrero en distintos haras de la zona y que, como ingreso extra, realizaba viajes con su vehículo para conocidos hacia distintos campos cercanos. Al continuar con la investigación, los efectivos policiales establecieron que dos hombres de Villa Lía podrían estar vinculados al hecho, y que uno de ellos, de 20 años, había sido visto cerca del auto de Ojeda el día de la desaparición del herrero. Ante esta situación, la Policía localizó a este muchacho, identificado como Alexis Mauricio Prado (20), en un campo de la zona, y al ser consultado si había visto o encontrado con el herrero remisero en los últimos días, confesó haberlo asesinado de al menos un disparo y que el revólver utilizado lo tiró en el río Areco, a la altura del Paraje Castex. En tanto, también detalló que el cuerpo de Ojeda se encontraba a la vera de la Ruta Nacional 9, en el kilómetro 111 y el camino rural. A partir de estos datos, los pesquisas se dirigieron a ese sitio y allí encontraron el cadáver calcinado casi en su totalidad, indicaron las fuentes. Además, los investigadores detuvieron a un segundo sospechoso, de 35 años, por su presunta participación en el crimen. Mientras que hoy se llevó a cabo la autopsia al cuerpo de Ojeda que reveló que en la zona del cráneo, a la altura del maxilar izquierdo, la presencia de un elemento metálico compatible con proyectil de arma de fuego. En base a los elementos reunidos hasta el momento, el fiscal de la causa, Luis Antonio Baraldo Victorica, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 6 de Mercedes, indagará mañana a los dos aprehendidos en calidad de “coautores”. En ese sentido, la fiscalía investiga si el joven detenido tomó un viaje con Ojeda y lo atacó en un contexto de robo -ya que le faltaban algunas pertenencias-, o bien si entre víctima y confeso agresor existía alguna disputa previa. Además del personal de la seccional 1ra. de Areco intervinieron en las diligencias efectivos de Policía Científica, Comando Patrulla Rural de la localidad, Destacamento Villa Lía, Dirección de Cinotecnia La Plata, Escuadrón de Caballería Matanza y buzos especializados.