Boric anunció que su primer viaje al exterior será a Argentina

El presidente de Chile, Gabriel Boric, anunció hoy que su primer viaje internacional tendrá como destino Argentina y dijo que "es necesario que América Latina vuelva a tener una voz en el mundo".

En conferencia de prensa con medios extranjeros, Boric dijo que propondrá a los demás líderes de Latinoamérica un sistema para recibir entre todos los países de la región a los miles de migrantes, en su mayoría venezolanos, que desde 2020 ingresan a Chile por su frontera norte, con Bolivia, a través de pasos clandestinos. "Estoy en condiciones de decir que he hablado con el presidente Alberto Fernández para que nuestra primera visita sea a Argentina", afirmó Boric. El flamante mandatario sostuvo una reunión bilateral con su par argentino el pasado viernes en la ciudad de Viña del Mar, poco después de la ceremonia de cambio de mando en que asumió el cargo, instancia en que acordaron la visita. "Le he pedido al presidente Fernández que el viaje no solo sea a Buenos Aires, sino que también podamos visitar una provincia del interior", agregó el jefe de Estado. En principio el viaje se realizará durante la primera semana de abril, y los temas a tratar serán el intercambio de gas, la cooperación en materia de derechos humanos, la igualdad de género, juventudes, minorías y el cuidado del medio ambiente. Boric asumió el cargo tras cuatro años de mandato del presidente conservador Sebastián Piñera y se convirtió en el mandatario más joven de la historia de Chile, con 36 años. En la conferencia de prensa, realizada en el Palacio de La Moneda, la sede de la Presidencia, con 40 medios extranjeros, entre ellos Télam, el mandatario también se refirió a las alianzas regionales y dijo que “es necesario e importante que América Latina vuelva a tener una voz en el mundo, que hace mucho tiempo yo diría que la hemos ido perdiendo”. De todos modos, dijo que hay que dejar de “crear organizaciones en función de la fidelidad ideológica de los mandatarios de turno” y recordó que “en ese sentido Prosur, Unasur (…) que muchas veces se agrupan según solamente las afinidades, creo que han mostrado que no sirven para unirnos ni para avanzar en la integración”. “Veremos la posibilidad de relaciones políticas e institucionales con las presidencias de otros países sean cuales sean, y eso incluye por cierto a Alberto Fernández con quien vamos a tener la mejor relación con una cooperación permanente para beneficio de ambos países", dijo Boric. El nuevo presidente chileno busca “desideologizar los foros”, aunque aclaró que con esto “no estamos diciendo renunciar a la política con las convicciones propias, es que independiente de las convicciones propias y de la ideología política que cada uno tenga, tenemos intereses comunes”. Boric dijo que solicitó a los demás mandatarios de la región “que dejemos de inventar nuevos foros” y “fortalezcamos” los que ya tenemos, aunque aclaró que no va a participar de Prosur. El presidente también se refirió a la crisis migratoria que afecta a Chile y sobre todo la zona norte del país, luego de anunciar horas antes que había firmado un decreto para solicitar al Congreso una nueva prórroga del Estado de Excepción Constitucional, además de pedirle a los presidentes de Latinoamérica evaluar la aplicación de un “sistema de cuotas” por el cual cada país se reparta a los migrantes para “descomprimir esta situación”. Boric dijo que el “sistema de cuotas” se basa en la experiencia de Europa con los refugiados de guerra de Siria. Agregó que en este primer semestre espera reunirse con los presidentes sudamericanos para “conversar más en detalle”, ya que una crisis migratoria de más de 6 millones de personas, mayoritariamente venezolanas, “la carga de aquello no puede recaer en uno o un grupo de países”, por lo que debemos “expresar la solidaridad sudamericana”. "El punto de fondo es que una crisis migratoria, en este caso de más de seis millones de personas que han inmigrado de Venezuela en particular, la carga de aquello no puede recaer en uno o un grupo de países", dijo al referirse a Colombia, Perú y Chile. "Tenemos que expresar la solidaridad latinoamericana, y ahí todos los países de la región, Brasil, Argentina, Uruguay, Paraguay y también Bolivia, tienen un rol que cumplir", agregó, tras aclarar que se trata de propuestas para poner sobre la mesa, en un diálogo multilateral. El flamante mandatario de izquierda cree que con una mirada regional frente a este crisis humanitaria todos pueden "ganar". "Tanto los países, profundizando la relación, así como los inmigrantes, que lo hacen en una situación de mucha desesperación y que muchas veces al sobrecargarse en un solo país se ven en una situación muy difícil de inserción", apuntó. Aunque aclaró que no busca imponer nada a ningún país, pero "creo que hay que conversarlo multilateralmente" para encontrar una solución. En cuanto a la relación con Bolivia, Boric fue firme al decir que “Chile no negocia su soberanía”, sin embargo, mostró su total disposición a trabajar en temas de integración con el presidente Arce antes de empezar a discutir los problemas que dividen ambos países. El mandatario reflexionó sobre cómo no se va a poder avanzar en el diálogo con Bolivia estando en plena democracia, dando cuenta de que la última instancia de relación entre ambos países fue durante la dictadura de Pinochet. El jefe de Estado dejó clara su posición de avanzar en la reanudación de las relaciones diplomáticas con Bolivia, las cuales se rompieron en 1978 luego de una negociación fallida para los bolivianos en la búsqueda de salida al mar.