Asesinan a tiros a un joven y a su bebé, y hieren a la madre, en Rosario de Santa Fe

(Por Miguel Pisano)-. Un joven y su hijo de un año fueron asesinados a balazos al ser atacados por cuatro hombres cuando se encontraban en su auto estacionado frente a su casa de la ciudad santafesina de Rosario, informaron fuentes judiciales y policiales.

En el mismo ataque resultó herida su pareja y madre del niño, quien en la tarde de este domingo permanecía internada en estado reservado; al tiempo que otro hijo del matrimonio, de seis años, resultó ileso. Mientras que los agresores, que se movilizaban en un vehículo y efectuaron al menos 38 disparos, escaparon de la escena del doble crimen y eran intensamente buscados por la Policía. Según las fuentes, todo comenzó ayer sábado, alrededor de las 19.30, cuando una camioneta Ford Ranger blanca se detuvo en la calle Colombia al 1300 bis, casi esquina Schweitzer, del barrio Larrea, en el noroeste rosarino, y cuatro hombres descendieron armados. De acuerdo a los testigos, estas personas efectuaron una gran cantidad de disparos contra un automóvil Audi A4 que estaba estacionado sobre la vereda, frente a una vivienda particular, y a bordo del cual había un matrimonio y sus hijos de uno y seis años, que residían en ese lugar. A raíz de los disparos, Marcos Máximo Caminos (28), su pareja, Micaela B. (27) y el pequeño hijo de ambos resultaron baleados; en tanto el otro hijo de la pareja no sufrió lesiones, pudo bajarse del auto y correr hasta la casa de su abuela, ubicada en las inmediaciones, para alertarla sobre lo ocurrido y ponerse a resguardo. Las fuentes señalaron que Caminos murió en el lugar, con 15 impactos de bala en el cuerpo, en tanto la madre y su hijo de un año fueron trasladados de urgencia en un auto particular por sus familiares al Hospital Escuela Eva Perón, de la vecina ciudad de Granadero Baigorria, donde el bebé falleció y la mujer quedó internada. Ante esta situación intervino la fiscal de turno de la Unidad de Homicidios Dolosos, Georgina Pairola, quien estuvo presente en el lugar del hecho y dispuso una serie de diligencias al personal del Gabinete Criminalístico. Los peritos hicieron un relevamiento de la escena del doble crimen y constataron que el Audi atacado presentaba al menos 38 impactos de bala en los laterales de la carrocería y los cristales. En el lugar se incautó esa cantidad de vainas servidas calibre 9 milímetros, se realizó un análisis de las imágenes de las cámaras de seguridad y se entrevistaron a los testigos en busca de pistas sobre los asesinos prófugos. A su vez, los cuerpos de los dos fallecidos fueron llevados a la morgue del Instituto Médico Legal de Rosario para que se lleven a cabo las autopsias de rigor. Por otro lado, el vehículo presuntamente utilizado por los homicidas fue encontrado poco después, incendiado en las calles Génova y Cullen, del barrio Empalme Graneros, por lo que los peritos también buscaron rastros en él. Al continuar con las diligencias, los pesquisas inspeccionaron la vivienda de las víctimas, ubicada en la calle Colombia 1300 bis, donde se incautaron gran cantidad de material estupefaciente, teléfonos celulares, armas de fuego, municiones y material de interés para la investigación. Y en función de las drogas halladas se le dio intervención también a la Justicia Federal de Rosario, donde existe una causa por narcotráfico que se le seguía al hombre asesinado. En las tareas investigativas interviene, además, personal de la División de Homicidios de la Agencia de Investigación Criminal ( AIC). Un ataque de similares características ocurrió el jueves a la noche cuando un hombre de 40 años que había ido a buscar a su hija a un cumpleaños murió baleado y otras dos personas resultaron heridas al ser alcanzados por disparos realizados desde una moto y un automóvil por presuntos sicarios. Esto sucedió en una casa situada en la calle Felipe Moré al 600 bis, del barrio Ludueña, a metros de donde el día anterior fuera asesinado bajo la misma modalidad otro hombre. En el hecho del jueves la víctima mortal fue identificada como David Paredes (40), quien era empleado del Colegio Salesiano San José, vivía a pocas cuadras del lugar y había ido en moto a buscar a su hija de 15 años a un cumpleaños que se realizaba en la casa baleada. En la ciudad de Rosario se registraron hasta hoy 81 homicidios, según datos informados por el Ministerio de Seguridad de la provincia de Santa Fe.