Afirman que endeudamiento de los hogares más pobres expone a las mujeres a más violencia

La ministra de Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta, y la secretaria general de la Cepal, Alicia Bárcena, coincidieron hoy lunes en que el endeudamiento en los hogares más pobres expone a las mujeres a mayores grados de violencia, y que la pandemia de coronavirus profundizó la "estructural" e "injusta" organización de los cuidados.

Gómez Alcorta y Bárcena presentaron hoy el último informe de la Cepal, realizado junto con Banco Central (BCRA), según el cual el 55% de los hogares de ingresos bajos con mujeres al frente, que además tienen responsabilidades de cuidado, presentan altos niveles de endeudamiento. "7 de cada 10 hogares que dedican horas de cuidado son hogares pobres", remarcó la ministra, quien agregó que tras la pandemia y sus crisis asociadas, muchos hogares se vieron ante la necesidad de "endeudarse para vivir". La presentación se realizó en el marco de un seminario sobre "Perspectiva financiera de los cuidados", que se llevó a cabo en el Museo del Bicentenario de Casa de Gobierno Gómez Alcorta dijo que "no es nueva la injusta organización de los cuidados" y subrayó que el informe realizado entre la Cepal y el BCRA deja al descubierto que "además de tener las más altas tasas de desempleo y trabajos más precarizados, las mujeres nos endeudamos más y en peores condiciones". En ese sentido señaló la situación empuja a endeudarse en "entidades que no son financieras", y que en muchos casos se trata de prestamistas que "se aseguran el cobro a través de niveles de coerción muy potentes". En ese sentido Bárcena, quien tuvo hoy su última actividad pública como secretaria general de la Cepal, remarcó la importancia de la educación financiera para "desarmar los estereotipos de género, y romper el silencio estadístico", para que con los resultados de estudios cuantitativos "nos permita pelear con los números en la mano". Invitó a analizar con profundidad la "interacción de las mujeres con las asociaciones financieras y no financieras", porque las mujeres "salen a buscar créditos y le salen muy caros". Instó a "eliminar la cultura del privilegio, la cultura del patriarcado, eliminar aquello de que se hagan cosas sin que seamos nosotras sujetos de política". Bárcena hizo suya la consigna del movimiento feminista argentino: "La deuda es con nosotras". En ese sentido Gómez Alcorta remarcó que "en Argentina sabemos lo que implica endeudarse, porque nuestro país lo ha hecho una y otro vez". Recordó que el gobierno anterior "tomó una deuda que no implicó mejora en ningún sentido la vida de las personas" y que "cuando se achica el Estado y se deterioran los subsidios, los salarios, tiene un impacto central en los hogares". Gómez Alcorta enfatizó que "la deuda es con nosotras; nos deben las tareas domésticas, cientos de miles de millones por salarios más bajos (que los varones en la misma posición), nos deben derechos, educación, salud y sobre todo nos deben tiempo, tiempo de ocio, de placer, de desarrollo personal". "Lo que no queremos es tener tiempo para trabajar para pagar deuda", subrayó la ministra. Entre los datos difundidos en el encuentro se destaca que en la Argentina la brecha salarial entre mujeres y varones se ubica entre el 28 y 29% a favor del género masculino; y que el desempleo en mujeres es 3,7% superior al que registran los varones.